Traducción para América Latina

LA TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL PARA AMÉRICA LATINA: NUESTRA ESTRATEGIA DE UNIVERSALIDAD


Nuestra ubicación en España no es un problema sino la solución


A primera vista parece ilógico traducir en España la documentación dirigida a América Latina. ¿Por qué hacer en un país lejano, ubicado en otro continente, lo que podría realizarse simplemente a nivel local? Por muy paradójico que parezca, existen varios motivos para ello.

 

En lo que al idioma se refiere, España puede considerarse el denominador común de todos los países hispanohablantes. Si bien cada país tiene sus propios localismos y existen pequeñas diferencias lingüísticas entre los distintos países y regiones, el lenguaje formal y la jerga científica son bastante homogéneos en todos los países hispanohablantes. La tendencia actual es que nos enfrentaremos cada vez más al fenómeno de “globalización lingüística” por la necesidad y conveniencia de hacerse entender por públicos más amplios y variados.

El alejamiento geográfico de España, que a simple vista podría ser un punto débil para la traducción dirigida a América latina, constituye en realidad una auténtica ventaja: el lenguaje utilizado en España es el que más se acerca al concepto teórico e ideal de español “neutro” o “internacional” que se entiende en todos los países hispanohablantes. Por su pertenencia a Europa y por estar fuera del área inmediata de influencia económica y comercial de Estados Unidos, España ha quedado más protegida de la supremacia del idioma inglés. En España no son tan comunes los anglicismos, y menos el espanglish (mezcla de elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés).


Aunque nuestras oficinas se encuentran en España, ARGOS Pharma tiene más de 25 años de experiencia en la traducción de documentos dirigidos a América Latina.


Para evitar el problema del uso de anglicismos, localismos o de espanglish, ARGOS Pharma utiliza un español aceptado a nivel internacional y una terminología basada en normas reconocidas (Ph. Eur., USP, etc.). De esta manera, nuestras traducciones pueden aprovecharse directamente en todos los países hispanohablantes, facilitando la CENTRALIZACIÓN y el control de la documentación.


Esta estrategia de universalidad contribuye a reforzar nuestra “imagen de marca”.